s

Todo lo que Toco se Rompe

Esta obra es la máquinización de mi formula para el descreimiento: Acercarme – tocar – romper

Un objeto que funciona como exteriorización en el que se pueda ver que es lo que siempre sale tan mal. Pienso en un mantra, en las máquinas de rezar de los budistas. Tenemos la necesidad de definir aquello que constituye la materia informe de nuestros deseos, de darle cuerpo a través de un nombre. Encerré dentro de un código esta lista de nombres, para ponerlos a andar como en una máquina de rezar. Pero siguen sin funcionar, por mas rápido que pasen. Me invade una infinita melancolia cuando veo la lista de cosas en las que ya no puedo confiar, que se me rompieron en las manos.

Agregué un botón que permita escapar de todo, suspender el ruido de las creencias. Quiero que todos vean lo que hay detrás de las cosas, pero termina siendo un botón que rompe. Cuando apretamos el botón la máquina escupe su código en crudo, algo así como la programación que la hace funcionar. Su inconsciente. No estamos listos para el código crudo, no sabemos leerlo. De la misma forma el secreto contenido de nuestros deseos falla al ser encerrado en palabras. Nos estrellamos contra la imposibilidad de nombrar exactamente lo que perseguimos. Es el momento de saturación y desborde, la bronca ciega.

y sin embargo la destrucción es el origen de todo, Y despues de toda esa nada pueden surgir una o dos frases que valgan la pena escribir, en soledad y calma.

>>//> english

Interactive object that works as an exteriorization in which you can see what always things goes so badly. I think in a mantra, in Buddhist prayer machines. We have the need to define what constitutes the material of our desires, to give it body through a name. I added a button that allows to escape of everything, to suspend the noise of the beliefs. I want everyone to see what's behind things, but it ends up being a button that breaks. When we press the button the machine spits out its raw code, the programming that makes it work. We are not ready for the raw code, we do not know how to read it. In the same way, the secret content of our desires fails to be enclosed in words. We crash against the impossibility of naming exactly what we pursue. It is the moment of saturation and overflowing, the blind anger.

www.000webhost.com